DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL – ACTIVOS INTANGIBLES DE UNA EMPRESA

0
542
views
Derecho Propiedad Intelectual
Derecho Propiedad Intelectual

En líneas generales, el término Propiedad Intelectual se refiere a la protección del producto del intelecto humano, sea en los campos científicos, literarios, artísticos o industriales. Esa protección otorga a los creadores, autores o inventores un derecho temporal para excluir a los terceros de la apropiación de conocimiento por ellos generados, convirtiendo de forma inmediata a dichos derechos en activos intangibles de toda empresa.

Siendo que los conocimientos técnicos, la tecnología y el capital intelectual son la materia prima de las innovaciones que resultan esenciales para los países que quieran lograr un desarrollo económico y social sostenido en el tiempo, es necesario contar con una legislación de propiedad intelectual. Una legislación sólida que otorgue estabilidad y seguridad jurídica a la creciente creación intelectual.

En principio son dos los motivos esenciales por los que países como el nuestro han desarrollado leyes en materia de propiedad intelectual: 1) Para proteger legalmente los derechos morales y patrimoniales de los creadores en relación con sus creaciones y los derechos de la sociedad en general para obtener acceso a ellas. 2) Para incentivar  la creatividad y la aplicación de resultados  de los conocimientos desarrollados y fomentar prácticas comerciales leales.

A pesar de lo anterior y de que nuestro país posee la legislación necesaria para brindar protección a la propiedad intelectual, las empresas aún no han tomado plena conciencia de la función de los derechos de Propiedad Intelectual. Lo anterior se debe en su mayoría al hecho de que las normas de contabilidad no reflejan la importancia de los derechos de propiedad intelectual como activos intangibles en las cuentas de la empresa y, a menudo, estos derechos son subestimados, mal administrados o explotados de manera insuficiente.

Generalmente una empresa divide sus activos en dos categorías: a) Activos físicos que incluyen los activos financieros y la infraestructura y, b) Activos Intangibles, que van desde el capital humano y los conocimientos técnicos, hasta las ideas, marcas, dibujos, modelos y otros frutos intangibles de la capacidad creadora de la empresa. Tradicionalmente los activos físicos han constituido la parte más importante  del valor de la empresa  para determinar su competitividad, sin embargo en los últimos años la situación ha variado de manera significativa. Actualmente al capital intelectual se le reconoce como el activo más importante que poseen muchas de las empresas más grandes y poderosas del mundo, pues para ellas el capital intelectual es la clave del dominio en el mercado y de su rentabilidad continua, como es el caso de Apple Inc. Con frecuencia, el capital intelectual, es el objetivo preponderante en fusiones y adquisiciones  y cada vez más, las empresas informadas se están valiendo de licencias para transferir estos activos a otras jurisdicciones.

En este sentido, una marca que ha alcanzado prestigio y posee una buena reputación entre los consumidores o usuarios, puede incrementar el valor actual de una empresa y contribuir de manera decisiva a que sus productos y/o servicios sean más atractivos para el público consumidor. De esta forma el invertir en el establecimiento de una adecuada cartera de derechos de propiedad intelectual es mucho más que un acto de defensa en contra de posibles competidores, en realidad también es una manera de aumentar el valor comercial de una empresa y mejorar su rentabilidad futura.

Es un hecho que para toda empresa, la comercialización de sus productos o servicios es un desafío de primer orden y la estrategia de comercialización debe establecer un vínculo claro entre los productos o servicios y la empresa que ostenta la calidad de fabricante o proveedor. Lo planteado implica que los clientes deben estar en la capacidad de distinguir de un vistazo sus productos o servicios de los competidores, así como vincularlos a determinadas cualidades deseadas, por lo que la utilización eficaz de la propiedad intelectual, la convierte en un instrumento importante para la creación de la imagen que tiene la empresa, para la definición de sus clientes actuales y potenciales y para el posicionamiento de la misma dentro del mercado.

Si las ideas innovadoras, los dibujos y modelos novedosos y las marcas no se encuentran protegidas con arreglo a la legislación que rige a la propiedad intelectual, cualquier tercero podrá utilizarlos de manera gratuita, sin limitación alguna. Sin embargo, cuando estos activos se protegen por medio de los mecanismos establecidos por la legislación pertinente, estos activos adquieren un valor concreto para las empresas, pues se convierten en derechos de propiedad que no pueden ser comercializados o utilizados sin autorización expresa.

Es por ello que la protección por medios legales de la propiedad intelectual se vuelve un punto fundamental para las empresas, pues convierte los activos intangibles en derechos de propiedad exclusivos, si bien por un período de tiempo limitado, pero cuya titularidad puede ser reivindicada y explotada al máximo. En resumen, la protección de la propiedad intelectual  hace que los activos intangibles sean algo más tangibles, al convertirlos en activos valiosos  y exclusivos que a menudo pueden ser objeto de comercio en el mercado.

 

Deja un comentario